La zona arqueológica de “Tambo Real”

  • Print Friendly and PDF

Captura

La zona arqueológica de “Tambo real” se encuentra ubicada en las faldas del cerro del mismo nombre en el distrito de Pítipo (65 msnm) provincia de Ferreñafe, muy cerca de los anexos “Tres puentes” y “La zaranda” y de los lugares conocidos por los pobladores con los nombres de “La Curva” y “La Calera”. Presenta un relieve llano o plano en el que alternan valles y pampas, interrumpidas por algunas estribaciones andinas o montañas de muy poca elevación.

El clima, propio de la chala, es cálido y semi-tropical, con una temperatura media de 24ºc. Se aprecia especies de flora propias de los Montes ribereños como carrizo, caña brava, pájaro bobo, molle, hierba santa, junco, sauce, overo, espino; otras especies arbóreas como sapote, vichayo, palo santo y palo verde; y especies cultivables como arroz, maíz, lenteja y camote; Además del algarrobo (especie de zonas áridas) y variedad de árboles frutales. En cuanto a la fauna notamos ganado caprino, aves de corral como gallinas, patos, pavos y pollos; huerequeque y garza blanca. Cuculí, gorrión, chiroque, peche, chisco, chilala y perico. También lagartijas, ardillas de cola gris y roedores.

Para arribar al desde la ciudad de Chiclayo, se hace un recorrido de 50 kilómetros tomando la carretera que conduce a Ferreñafe y luego aquella que se dirige a la localidad Pí- tipo y Batan grande. Pasando el anexo “La Zaranda”, desde el lugar conocido como “El Puente”, hay un camino rural que antiguamente conducía a las cooperativas agrarias (Pátapo, Pucalá, etc.) y, por un desvío, llegamos hasta la propiedad de la familia Muñoz. En el lugar don Alberto Muñoz, poblador de la zona, está siempre presto a colaborar con los visitantes en calidad de guía. El tiempo utilizado desde Chiclayo hasta la propiedad de la familia Muñoz es de una hora en vehí- culo y desde dicho lugar hasta la zona arqueológica caminata por el bosque seco de aproximadamente 90 minutos entre ida y vuelta.

El complejo arqueológico de “Tambo Real” comprende un área de 8 km cuadrados, aproximadamente, en la cual encierra a las
huacas “El muerto”, “Ovejos”, “Paredones” y “Salitral” (nombres otorgados por los pobladores de la zona). Al llegar se observa restos del camino del inca, tambos, muros de piedra canteada y espacios de vigilancia. Abunda dispersa gran cantidad de cerámica fragmentaria que pertenece a los estilos moche y Lambayeque (abundan los colores negro, ocre, crema, etc.) con detalles de motivos zoomorfos e ídolos grotescos (entre otros) y vestigios que muestran la existencia de comunidades desde fines del periodo formativo lambayecano hasta el siglo XVI en tiempos de la conquista española.

Se aprecian moldes, batanes y restos de cerámica utilitaria. Desperdigados en el suelo pueden verse aún restos de huesos y chaquiras. Las huacas han sufrido un serio daño producto de las lluvias y la falta de actividades de conservación y puesta en valor. Se han convertido en zonas violadas o en proceso de excavación ilegal o huaquerismo. Alberto Muñoz comenta que existen también petroglifos y piedras con oquedades muy cerca de la huaca salitral.

Tambo real muestra la grandeza histórica de nuestro amado Perú y, especialmente, las bondades de la región de Lambayeque. Dicha zona no puede pasar desapercibida y merece el reconocimiento de las autoridades estatales con el Instituto Nacional de Cultura como baluarte. Sirva el presente informe para poner en conocimiento a la comunidad del peligro que corre la zona arqueológica visitada, en la cual los hechos delictivos contra el patrimonio son cada vez más frecuentes.