La universidad, los estudiantes y la realidad empresarial

  • Print Friendly and PDF

Dr. Manuel Gil Yrigoyen
Docente universitario

La universidad (U) es una organización que tiene trascendentes tareas a realizar. Al respecto esta, recoge lo que la época, los cambios en la economía, y factores como la política del estado, le fuerzan a considerar. En la colonia, verbigracia, estando la economía bajo la férula de la corona española y debido al monopolio comercial impuesto, la educación universitaria no formaba trabajadores para los talleres, obrajes, artesanías, etc. o para la producción de nbienes, eso estaba prohibido. Había necesidad pero no lo podía realizar. Lo que la U formaba eran médicos, abogados, etc., mejor dicho intelectuales no dirigidos a la producción de nuevos bienes o riqueza.

Sin embargo la universidad recibe hoy, el encargo de la sociedad de formar a las nuevas generaciones para que se integren a la vida social con respeto a los valores, a la ley, a los buenos usos y costumbres, etc. Hay quienes piensan que la más importante tarea de la universidad, es el preparar a la juventud para que se integre al trabajo productivo; sin embargo, lo más trascendente, si una nación busca desarrollarse es, que la universidad cumpla ese importante y delicado rol que la economía y el crecimiento le instan a llevar a cabo: preparar a los nuevos cuadros altamente cualificados que las empresas, y las organizaciones que se dedican a la creación de riqueza en bienes y servicios, le demandan.

Por otro lado, en una nación que no ostenta un proyecto país a largo plazo, como Perú, la universidad simplemente navega sin saber a qué puerto dirigirse. Esto se complica cuando la universidad, por el divorcio entre ella y la economía, forma, por ejemplo, profesores, abogados, sociólogos, etc., sin mirar las necesidades de la economía nacional; por lo que contando ya la nación con más de ciento cincuenta mil maestros sin empleo, por ejemplo, sigue formándolos. En lugar de preparar ingenieros (hay un déficit de 35 mil de ellos en el país) y técnicos altamente cualificados que el país requiere. En India, por ejemplo, cada año se gradúan aproximadamente 480.000 ingenieros (Todologística.com) que el país requiere, aunque EE.UU. importa a los mejores desde ese país. En México se gradúan al año 24,000 ingenieros, y debido al crecimiento en la industria electrónica, temen que en años enideros tendrán que importar ingenieros chinos o
indios.

Por otro lado, en el país de Abraham Lincoln aunque se gradúan 60,000 ingenieros, según cifras de la Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos; es tan caro formarlos en USA, que prefieren importarlos de los países asiáticos (India, Indonesia, Malasia). Ahora bien, en una economía como la peruana que ha tenido incremento regular de su PBI en los últimos años – 5.02 % creció en el 2013, aunque este año se calcula estará cerca del 4 % -, la universidad, por tanto, debe marchar al ritmo del crecimiento, de lo contrario el país tendrá pronto que importar profesionales y técnicos cualificados. Por ello, debe estudiarse lo que otras naciones están haciendo.

Corea del Sur, por ejemplo, desde los años 50s apostó por la innovación y la tecnología. Los estudiantes en ese país para poder llegar a la universidad, y egresar, deben tener una preparación de excelencia. El Estado, por su parte, da un decidido apoyo económico al sistema educativo, y como país industrializado está obligado, a conservar sus mercados a escala global.